lunes, 16 de julio de 2012

Noticia de El Periódico de Aragón, 7 de julio de 2012

La oenegé Arapaz-MPDL Aragón, dentro de sus campañas de sensibilización, promueve, con Creaciones del viento, un Campus de Circo Social con la financiación de Cooperación Internacional del Gobierno de Aragón. Durante la primera quincena de julio 16 jóvenes de entre 12 y 18 años, podrán disfrutar, en el IES José Manuel Blecua, de actividades de danza, malabares y acrobacia, así como de varias sesiones de sensibilización.

A través de juegos, charlas y debates los jóvenes aprenden sobre comercio justo, medio ambiente, cooperación al desarrollo, hábitos de alimentación, consumo responsable, reparto de recursos, etc. Este proyecto, que combina la amplia experiencia en ayuda humanitaria de Arapaz-MPDL con los conocimientos en educación y artes escénicas de Creaciones del viento, pretende concienciar y educar a los jóvenes aragoneses por medio del juego. Juan Carlos Margallo, uno de los monitores del taller, explica cómo, desde su disciplina, los malabares, introduce una dinámica llamada "malabares comunitarios; pocas pelotas y muchas manos para que trabajen por grupos".

Mario Cosculluela, de Creaciones del viento, comenta que "la elección del circo para este campus surge porque entendemos que es una arte vivo que permite tratar cuestiones como la capacidad de superación, el crecimiento y el trabajo en equipo. Siempre insisto en que deben cuidar unos de otros. Por ejemplo, en una acrobacia, hasta tu vida puede depender de tu compañero. El circo parte de la idea de hacer posible lo imposible", justo lo que quieren transmitir estas asociaciones, algo que en tiempos de crisis resulta más necesario creer.

El origen variado de los participantes crea un grupo heterogéneo, donde cada uno aporta un poco, que parece estar funcionando perfectamente. Paula S., una de las asistentes al campus, cuenta: "Me lo estoy pasando muy bien y conociendo mucha gente nueva, no me lo esperaba así, además aprendo algo nuevo cada día. Mi actividad favorita, hasta ahora, ha sido la acrobacia, y aunque al principio me daba miedo al final me lo pasé muy bien". 

Arapaz dirige sus trabajos de solidaridad con la población civil a víctimas de catástrofes naturales y conflictos bélicos de países como Honduras, Senegal, Ecuador y Mauritania. El coste de esta actividad va dirigido íntegramente a un hogar para niños abandonados que gestiona la oenegé en Bolivia. Como cuenta el responsable del instituto "este dinero, de carácter puramente simbólico, sirve para responsabilizar a los participantes ya que, en realidad, Aragón subvenciona el 100% la actividad". El Hogar 4 Vientos es una residencia para niños no acompañados situada en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) que da la oportunidad de desarrollarse y escapar de una vida de abandono y mendicidad a unos 70 huérfanos. 

Por IRENE HERRERO


Publicar un comentario